domingo, enero 24, 2010

LA LADRONA DEL SUEÑO




Por: Alice Smeets
Haití, Enero 2010.







- A ver,¿dónde está esa que se llevó el sueño de los ojos del niño? !Yo la encontraré!
La madre cojió el cántaro, se lo hechó en la cintura y se fue por agua a la otra aldea. Era ya el mediodía, los niños se habían cansado de jugar y los patos callaban en el charco. El pastorcillo dormía a la sombra de la higuera.Seria, fija, la cigueña se eternizaba en el estero del bosque de los mangles...Y la ladrona del sueño vino, cojió el sueño de los ojos del niño y se fue volando. Cuando volvió la madre, se encontró al niño gateando por el cuarto.
-A ver!,¿dónde está esa que robó el sueño de los ojos de mi niño? !Yo la encontraré!
¿Dónde se mete esa picarona? La cojeré y la ataré. La buscaré en aquella cueva oscura donde el arroyito chorrea entre los pedrotes medrosos. La buscaré entre la sombra dormidera del bosque de baculas, donde las tórtolas se arrullan en su rincón, donde las ajorcas de las hadas repiquetean en la honda paz de las noches estrelladas. Me asomaré anochecido al silencio suspirante de la vega de bambúes, donde derrochan su luz las luciérnagas.Y preguntaré a quienquiera que me encuentre: ¿Sabe alguien en dónde se mete la ladrona del sueño?
-!A ver!, ¿dónde está esa que se coje el sueño de los ojos del niño?!Yo la encontraré!
¿Dónde, dónde está? !Buena leccioncita le daría yo si la encontrara! Levantaría la piedra de su escondite, cojería todo el sueño que tiene allí robado y me llevaría el botín a casa. Y a ella la amarraría bien fuerte por las dos alas, la pondría en la orilla del río,!y que se divirtiera allí pescando con cañas entren los juncos y lirios!... Y cuando por la noche se cerrara el mercado y los niños estuvieran en las faldas de sus madres, irian los pajarracos nocturnos y le graznarían burlonamente en las orejas: "!Anda,a ver a quién le robas ahora el sueño!"

Rabindranaz Tagore,Calcuta 1861-1941.
"La Luna Nueva"

domingo, enero 03, 2010

SECUESTRADORES



Por: Alejandro Peralta B.(Chile,1969)
¨Fantasía¨















Me avergüenza decirlo pero envidio a los secuestradores

Cómo culpar a los secuestradores
De su indómito impulso
Cómo no mimetizarse con ellos...

Cómo quisiera secuestrar
El tiempo infalible que se lleva pronto
El último hálito de vida de quienes amo

Secuestrar la secuencia de eventos
que me han encaminado a ganar
la confianza en la humanidad
construida a pinceladas

También quiero secuestrar el amor intenso
Que he llegado a sentir
Envolverlo en finas sedas
Para que no se torne amarillo

Secuestrar la inocencia
Y el camino que llega a la luz
Para recorrerlo y abordarlo
Con memos rasguños y heridas

Secuestrar las sonrisas de los niños
Sus fantasías visionarias
La simpleza de su lógica desafiante
Que harían a este mundo amable, amado

Secuestrar las guerras, el hambre
Y la indolencia
Echarlas al vertedero y revolcarlos en desechos
Hasta que se transformen en abono

Secuestrar la compasión
Para humanizar las ciudades
Cuidar de los enfermos
Enseñársela a cada hijo con la mirada de cada padre


Quisiera no dejar de secuestrar el río de mi infancia
Las plantas de café que mi abuelo cultivó
El orgullo de su legado
La prosperidad de su sudor

Me pregunto por qué no secuestrar
Para siempre todo aquello que
Nos hace libres, felices, auténticos
O salvados

Por qué no transgredir la norma
Y secuestrar lo esencial
hacerlo hablar por sí mismo

...aunque la Consciencia atisbe.


Carmen Elena Ochoa