lunes, enero 28, 2008

MAYO


Foto: Carmen E.Ochoa


Yo proyecté nuestra casa así:

De techos altos y amplios pasillos,

para sentir al pasar el aire fresco en movimiento.

Una casa con grandes habitaciones

para dormir flotando entre almohadas,

para variar el amor en cualquier rincón,

para resguardarnos en nuestro propio recodo

y restaurar el tiempo desgastado.


Yo proyecté una entrada diferente en nuestra casa

para ver el panorama de una cocina cálida que nos reuniera,

para saborear el placer con aromas relajantes y estimulantes,

y colores entremezclados de azafrán y pimienta negra.

Y luego sonreír con los ojos cerrados

Y comentar cómo se siente entrar en la casa que proyecté, que proyectamos.


Yo proyecté una salida diferente para nuestra casa

Para que la brisa limpiara en su recorrido

el polvo estancado y los olores enmohecidos

Para ver el horizonte hacia donde creceríamos

Para ver esas montañas que nos acompañan pegadas al cielo

Y palpar la marina estela que empuja el aire de estas tierras


(Silencio)


Los planos de la casa que proyecté, que proyectamos

se han desdibujado en el arenal de los sueños perdidos.


Carmen Elena Ochoa